INDUSTRIA

Noticia: Cantabria respalda los proyectos de GSW para los fondos europeos de recuperación

El consejero de Innovación e Industria anima a la compañía del Grupo Celsa a involucrar a empresas cántabras en sus proyectos tractores 

Santander 19.01.2021

El consejero de Innovación, Industria, Comercio y Transporte, Francisco Martín, ha trasladado al grupo Global Steel Wire el respaldo del Gobierno de Cantabria a los proyectos tractores en los que la compañía y el grupo Celsa, están trabajando para optar a los fondos de recuperación de la Unión Europea.

Se trata de proyectos transversales para toda España o a nivel de grupo centrados en varios ejes estratégicos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española: descarbonización y reducción de la huella de carbono mediante la sustitución del gas natural por hidrógeno; neutralidad climática y economía circular de la industria energéticamente intensiva; y transición al modelo de inteligencia artificial, entre otros.

El consejero, acompañado por los directores generales de Industria, Raúl Pelayo; e Innovación, Jorge Muyo, ha conocido el detalle de estos proyectos durante el encuentro que ha celebrado en las instalaciones de la acería de GSW en Nueva Montaña con el director del grupo, Javier Echávarri, en el que también ha participado por videoconferencia desde Barcelona la responsable de Innovación, Investigación y Desarrollo de Procesos del Grupo Celsa, Anna Casals.

Martín ha felicitado a GSW por sus proyectos tractores, en los que tiene “mucho camino andado”, y ha instado a la compañía a intentar involucrar y traccionar al mayor número posible de empresas de Cantabria en esos planes estratégicos, en los que hay firmas de la región, especialmente las electrointensivas, que “deben estar”.

El consejero ha señalado que el Gobierno de Cantabria ha incluido a su vez en sus proyectos sectoriales los proyectos de Global Steel Wire, ha destacado que en todos ellos están presentes de forma transversal la digitalización, investigación, innovación y competitividad y ha hecho hincapié en el impacto que podrían tener en la región.

El grupo GSW, con 1.180 trabajadores en plantilla y 695 millones de facturación anual, tiene seis empresas en Cantabria (GSW, TYCSA, Trefilerías Quijano, MRT, BSTQ y GBB). Es el primer grupo empresarial de la región, así como la primera empresa de reciclaje, y mueve el 11% del tonelaje del puerto de Santander.

GSW tiene entre sus clientes a numerosos fabricantes de piezas de automoción y todos sus productos son 100% reciclables. Su estrategia de crecimiento pasa por mejorar la calidad y sostenibilidad en la fabricación de acero a través de tecnologías digitales y procesos con baja huella de carbono.

Industria 4.0

El consejero ha aprovechado la visita para conocer los proyectos de transformación digital de GSW que su departamento ha subvencionado a través de la línea de ayudas Industria 4.0 COVID-19 con algo más de 25.000 euros. Martín ha destacado que la digitalización de los procesos y avance hacia la Industria 4.0 es una de las líneas prioritarias de desarrollo en todo el grupo Celsa.

En la convocatoria de este año, la Consejería de Innovación e Industria ha concedido ayudas Industria 4.0 COVID-19 a un total de 28 proyectos de transformación digital de otras tantas empresas de Cantabria, por importe de 1,2 millones de euros y con una inversión inducida de 3,6 millones de euros.

Desde la primera convocatoria de la línea de Industria 4.0, en 2017, se han concedido un total de cuatro millones de euros a 96 proyectos que han inducido una inversión por parte de las empresas de la región de 12,7 millones de euros en proyectos y desarrollo de nuevas herramientas destinadas a la transformación digital.

Estas ayudas se enmarcan en el plan Factoría de Futuro Cantabria, que forma parte de la Estrategia de Innovación de Cantabria 2016-2030 y busca posicionar a las empresas de Cantabria en el entorno de la digitalización y de la mejora industrial, poniendo en marcha los recursos necesarios para afrontar con garantías la nueva revolución industrial.

La meta es la implementación de nuevos modelos de automatización industrial que integren cada vez más tecnologías, sensores y sistemas de capacidad de comunicación, logrando que las fábricas saquen un mayor provecho de la gestión y minería de los datos generados, así como que logren una mayor interoperabilidad en sus procesos.

Anexos:

12520023